domingo, 16 de junio de 2019

Sin togas ni uniformes


Dejaron en el vestuario togas y uniformes, y los integrantes de los equipos del M.I. Colegio de Abogados y de la Policía Foral salieron al campo de fútbol del Colegio Luis Amigó para disputar un partido de fútbol. Sólo estaba en juego la honrilla y el resultado era lo de menos, aunque al acabar, mientras las dos selecciones reponían conjuntamente fuerzas con un almuerzo, los abogados se quejaban de que el marcador final no reflejara lo realmente ocurrido sobre el terreno de juego.
Los dos equipos posaron juntos antes de comenzar el encuentro.

El programa de actos del Bicentenario del MICAP, que se extendió a lo largo del año pasado, incluyó un torneo cuadrangular en el que el equipo local se enfrentó a los de los colegios de Madrid, Alicante y Lérida. Se lo llevaron los madrileños y la experiencia fue tan satisfactoria que en el ánimo de todos quedó el propósito de repetirla anualmente. Sin embargo, la dificultad de compaginar calendarios y otras ocupaciones ha impedido en esta ocasión la presencia de jugadores de otras regiones y han sido los agentes de la Policía Foral, que colaboran diariamente con los abogados, los que se enfrentaron al equipo colegial.

Junto al capitán, Santi Iribarren, jugaron Daniel Saralegui, Mikel Armendáriz, Enrique Laiglesia, Eugenio Arraiza, Gabriel Zalba, Óscar Pérez, Felipe Fernández, Bernardo Ausejo, Javier Urrutia, Ignacio Muerza y Daniel Borda. Enfrente, los policías forales que, quizás por amedrentar a los representantes de la abogacía, salieron al campo con la equipación completa del Club Atlético Osasuna. El árbitro era de garantías, nada menos que Eduardo Prieto Iglesias, el único navarro en la Primera División tras la retirada de Alberto Undiano Mallenco, que no tuvo que expulsar a ninguno de los contendientes porque fue un encuentro en el que imperó el fair play.
¡Dándolo todo!


 

© 2014 MICAP Gabinete de Comunicación online. Rediseñado sobre la plantilla Templateism

Back To Top