sábado, 12 de noviembre de 2016

Carlos Carnicer, premio extraordinario de Derechos Humanos del CGAE

El anterior presidente del Consejo General de la Abogacía Española, Carlos Carnicer, ha sido galardonado con un Premio Extraordinario de Derechos Humanos por toda una vida dedicada a defender a los más débiles desde la Abogacía, tanto durante sus 15 años de mandato, como cuando fue el decano del Colegio de Abogados de Zaragoza.

Carlos Carnicer.
Además, el Equipo Olímpico de Refugiados y el nadador paralímpico sirio Ibrahim al Hussein, Women´s link y Javier Bauluz han sido galardonados con los Premios Derechos Humanos de la Abogacía 2016, que concede el Consejo General de la Abogacía Española a través de la Fundación Abogacía y que este año estaban dedicados, como convocatoria extraordinaria, a los refugiados. El Premio “Nacho de la Mata”, creado en 2012 para reconocer la labor de personas o instituciones en favor de la infancia más desfavorecida ha recaído en José Palazón, activista por los derechos de los inmigrantes.

El jurado de los XVIII Premios Derechos Humanos decidió conceder un Premio Extraordinario al ex presidente del Consejo General de la Abogacía, Carlos Carnicer, por su labor en la defensa de los derechos humanos durante sus 15 años de mandato e incluso antes, siendo decano de Zaragoza, cuando fue el impulsor de la creación de los primeros Servicios de Orientación Jurídica en los Colegios de Abogados. Su presidencia, de hecho, se caracterizó especialmente por trabajar en este sentido y por su sensibilidad hacia estos temas, que se canalizaron en gran parte a través de la Fundación Abogacía Española, de la que es socio de honor, y que se creó durante su mandato.

A lo largo de sus 15 años de mandato se han puesto en marcha diferentes iniciativas como los Congresos de Derechos Humanos, donde se debate anualmente sobre la situación de las garantías de la defensa de los ciudadanos; el registro de abogados para atender a peticionarios de refugio y asilo, al que se han apuntado más de 1.500 letrados; se ha promovido la protección de los abogados de diferentes partes del mundo, especialmente Latinoamérica, a través del Programa EUROsociAL II para el acceso a la Justicia de colectivos vulnerables en América Latina. Además de los Premios Derechos Humanos de la Abogacía -creados en 1998, gestionados a través de la Fundación y entregados en la Conferencia Anual de la Abogacía- se han organizado diferentes exposiciones como la Caravana de los Derechos Humanos, “A 1,20 metros” (sobre los Derechos de los Niños), “Gritos de Libertad”, “Derechos Humanos ¿todavía?” o el concurso “Yo también tengo derechos”, sobre los derechos de la infancia. Además ha promovido lecturas públicas con participación de diferentes personalidades, de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y la Declaración de los Derechos del Niño, entre otras muchas iniciativas que han tenido un gran eco social y han llevado la voz de la Abogacía a favor de los Derechos Humanos a toda la sociedad.

El Jurado de los Premios Derechos Humanos ha concedido el premio en la categoría  de Personas, de forma conjunta, al Equipo Olímpico de Refugiados y al nadador paralímpico sirio Ibrahim al Hussein, como ejemplo de la superación del drama de la guerra y la persecución a través del deporte. El primer Equipo de Atletas Refugiados de la historia compitió, este agosto, en los Juegos Olímpicos Río de Janeiro 2016. Su proeza atlética y su perseverancia son un tributo al coraje de todos los refugiados, en un momento en el que el número de personas desplazadas por la violencia y la persecución está en su punto máximo desde la Segunda Guerra Mundial. Además, también ha premiado a Ibrahim Al Hussein, que perdió una pierna en un bombardeo durante la guerra de Siria. Huyó de su país y del conflicto para conseguir llegar a Grecia, donde vive actualmente. Allí volvió a entrenar y fue invitado por el Comité Paralímpico Internacional para competir en Río dentro del equipo de atletas independientes, del que fue abanderado.

En la categoría de Instituciones, el Premio Derechos Humanos de la Abogacía española ha recaído en Women’s Link Worldwide, cuyo principal objetivo es velar por los derechos de las mujeres migrantes y refugiadas y luchar contra la trata a la que muchas son sometidas. Llevan denunciando y visibilizando la situación de las mujeres refugiadas desde el año 2006 a través de investigaciones, presentación de casos ante tribunales nacionales e internacionales de mujeres solicitantes de asilo y víctimas de trata y e informes de apoyo de solicitudes de asilo por cuestiones de género de mujeres subsaharianas ante el ACNUR en Marruecos.

El Jurado ha concedido el premio en la categoría de Medios de Comunicación al periodista Javier Bauluz, por haber realizado en el último año una de las mejores coberturas mundiales de la llamada crisis de los refugiados en Europa. Para ello ha recorrido todas las rutas activas: Turquía- Grecia, la terrestre desde el país heleno vía Balcanes hasta Centroeuropa, acompañando a familias de refugiados por todo el camino, o la ruta desde Libia hacia Italia, a bordo del Astral de la ONG ProActiva. Tiene el valor de anteponer el testimonio y la mirada ante cualquier otro recurso periodístico.


José Palazón, Premio Nacho de la Mata, es un activista dedicado especialmente a la infancia y los menores no acompañados en Melilla. Ayudaba a los inmigrantes como podía, hasta que un fiscal le aconsejó que fotografiara todo el sufrimiento de los refugiados. Desde entonces, sus imágenes han dado la vuelta al mundo por la humanidad que transmiten. Su foto de gente jugando al golf, mientras los inmigrantes se juegan la vida en la valla ha recibido numerosos reconocimientos, entre ellos el Premio Ortega y Gasset de Periodismo en 2015. Además, es el fundador de la Asociación Pro Derechos de la Infancia de Melilla (Prodeim), que llenó el gran vacío que existía en la ciudad autónoma con los menores de la calle, y ha llevado a cabo desde entonces una gran labor para su integración social. 

 

© 2014 MICAP Gabinete de Comunicación online. Rediseñado sobre la plantilla Templateism

Back To Top