viernes, 18 de diciembre de 2015

Blanca Ramos ensalza la profesión de abogado al asumir el cargo de decana del Colegio

Blanca Ramos Aranaz ha tomado posesión del cargo de decana del Muy Ilustre Colegio de Abogados de Pamplona en un acto que ha tenido lugar hoy en la sede colegial, convirtiéndose así en la primera mujer que se sitúa al frente del colegio desde su fundación en el año 1818. Blanca Ramos, al igual que los restantes miembros de la nueva Junta de Gobierno del Colegio, han prometido o jurado sus cargos ante el presidente del Consejo General de la Abogacía Española, Carlos Carnicer, y de los tres anteriores decanos del MICAP:  Alfredo Irujo, quien ha ocupado el puesto durante los últimos 12 años, Javier Caballero y Ángel Ruiz de Erenchun.

Blanca Ramos toma posesión en presencia de Alfredo Irujo y Carlos Carnicer.
Tras asumir el decanato, Blanca Ramos se ha dirigido a los asistentes para plantear las que van a ser las principales líneas de actuación de su Junta de Gobierno, una intervención en la que en numerosas ocasiones ha defendido y ensalzado la profesión de abogado. En primer lugar, ha dicho, “vamos a trabajar para que este siga siendo un colegio abierto, participativo y dinámico, de los abogados y abogadas que lo integran, y para ello necesitamos que os impliquéis en las actividades que se organicen y que también las propongáis”.

La nueva decana ha admitido que, en ocasiones, la imagen que se tiene del abogado “es la de alguien competitivo e individualista, pero puedo decir con orgullo que siempre me he encontrado con compañeros dispuestos a ayudar y que hay mucha solidaridad entre los abogados”. Por eso, también trabajará para “que se nos conozca por lo que hacemos y para que se respete nuestro trabajo y nuestra dignidad”. Ha recordado que Voltaire dijo que hubiera querido ser abogado “pues es la más bella profesión del mundo, y creo que es así porque nos corresponde la defensa de algunas de las cosas más importantes que tiene el ser humano: la libertad, la dignidad y la justicia. Con vuestro apoyo queremos llegar a las instituciones, a la sociedad, y si no nos conocen tendremos que hacer que nos conozcan”.

La formación será otra de las prioridades de su Junta de Gobierno: “Para nuestro trabajo es un pilar básico, esencial, y por eso ofreceremos a los compañeros las mayores facilidades para acceder a las charlas y ponencias que sean de su interés, para el intercambio de opiniones que nos conduzca a un mayor conocimiento de las herramientas que nos permiten prestar el mejor servicio a los ciudadanos”. Además, incidirá en la importancia de la tecnología y la innovación, “conscientes de que tras el papel crucial de las nuevas herramientas siempre estará un abogado”.

Asimismo, Blanca Ramos ha apostado por “seguir colaborando desde la mayor lealtad, pero exigiendo también el merecido respeto, con las instituciones, con los poderes públicos, gobiernos, municipios, judicatura, fiscalía, con las universidades, siempre para lograr una justicia más eficiente, ágil, respetuosa con el derecho de defensa y que refuerce el estado de derecho en el que todos deseamos vivir”.

Ha dejado para el final el turno de oficio, “al que he dedicado una parte importante de mi vida profesional, seguramente la más bonita”. “Debemos implicar a las administraciones para que lo respeten como se merece”, ha indicado la decana, que ha homenajeado a sus integrantes por estar “al lado de las víctimas, a las que ofrecéis la mayor comprensión, al lado de los ciudadanos, también frágiles y vulnerables, que han perdido muchos trenes en la vida y que confían en nuestros consejos y nuestra defensa para salir adelante. Sois los que encontráis entre las líneas del derecho un espacio para la ternura que hace de este sistema algo más justo”.

Blanca Ramos ha tenido palabras de reconocimiento para sus compañeros que hoy han dejado la Junta y para quienes se incorporan a la misma, y dedicó unas cariñosas palabras a la persona que le ha cedido el cargo, Alfredo Irujo, a quien ha definido como “un ser humano excepcional”. Dirigiéndose a todos ellos ha dicho que asumía su mandato “muy tranquila, porque vais a seguir estando ahí”.

Palabras de Alfredo Irujo y Carlos Carnicer
El acto también ha contado con las intervenciones del decano saliente, que ha mostrado su emocionado agradecimiento a todos los que “han colaborado y muestran su respeto y cercanía” con la abogacía desde distintas instituciones, gratitud que ha hecho extensiva a los colegiados y colegiadas “por su colaboración, comprensión y apoyo”. Alfredo Irujo no ha dudado en calificar al Colegio y a su Junta de Gobierno como “los mejores”, y a sus integrantes como “compañeros excepcionales en lo personal y lo profesional que me han brindado siempre su amistad, lealtad, crítica cuando hacía falta, trabajo y disponibilidad”.

Tras dedicar unas afectuosas palabras a cada uno de los diputados que con él dejan la Junta, ha mostrado su gratitud hacia el presidente del CGAE, Carlos Carnicer “por la confianza que depositó en mí” y dijo que la abogacía “ha contraído una inmensa deuda contigo”. Por último, Alfredo Irujo ha mostrado su satisfacción por la llegada de una mujer al decanato: “Compartimos la misma concepción de la abogacía defensora de los derechos de los ciudadanos, y con tu trabajo y bien hacer demostrado tienes el éxito asegurado”.

Carlos Carnicer ha recomendado a Blanca Ramos que se deje guiar por su corazón y que se apoye en sus compañeros de Junta. “No te amilanes, no te arrugues”, le ha indicado, al tiempo que aseguraba que “defender la justicia es la tarea más bonita que existe”. El presidente del CGAE se ha dirigido a los anteriores decanos presentes en el acto, Ruiz de Erenchun y Caballero, de quienes ha dicho que su labor sigue muy presente en el Consejo, y sobre Alfredo Irujo, que ha sido su vicepresidente en el Consejo, ha alabado tanto su talante personal como su calidad humana y su lucidez “para proponer la solución más justa en cada momento”. Además lo ha definido como “un  magnífico jurista de un rigor sorprendente”

La nueva Junta, al completo.
La nueva Junta de Gobierno
El pasado 6 de noviembre la Junta de Gobierno del MICAP acordó proclamar candidatos a los integrantes de la única lista presentada dentro del plazo establecido en la convocatoria de elecciones para designar a los miembros de la nueva junta rectora del Colegio y, al mismo tiempo, los consideró electos al no existir otros aspirantes, de acuerdo con lo dispuesto en el Estatuto  General de la Abogacía Española y los Estatutos por los que se rige el MICAP.

Además de Blanca Ramos forman parte de la nueva Junta de Gobierno, como diputados, Fernando Azagra Díaz (vicedecano), Beatriz de Pablo Murillo, María Herrera Monzó, Santiago Iribarren Gasca, María Josefa Urteaga Unamuno, Miguel Ángel González González, Maite Larumbe Valencia y Olivier Izal Sultán. Junto a ellos, como secretario, Matías Miguel Laurenz, el tesorero será Celso Galar Barangua y la bibliotecaria Virginia Andía Piñeiro. Todos ellos han prometido o jurado hoy sus cargos, recibiendo a continuación de manos de Carlos Carnicer y Alfredo Irujo las medallas e insignias acreditativas.

Dejan la Junta, además del decano Alfredo Irujo, Juan Tomás Rodríguez Arano (vicedecano), los diputados Miguel Martínez de Lecea Placer e Ignacio Subiza Pérez, y la bibliotecaria Macarena Eseverri Aznar. Continúan Blanca Ramos, Beatriz de Pablo, María Herrera, Matías Miguel, Fernando Azagra y Celso Galar.

Turno de oficio y Derechos Humanos

Blanca Ramos nació en Pamplona en febrero de 1967, es licenciada en Derecho por la Universidad de Navarra en la promoción de 1990 y ejerce la profesión desde hace 20 años, ya que comenzó en 1995. Desde su despacho, que comparte con otras abogadas, se ocupa habitualmente de casos de Derecho Penal, Civil y de Familia. Ha sido diputada de la Junta de Gobierno en las dos últimas legislaturas y presidenta de la Comisión del Turno de Oficio y Derechos Humanos en el M.I. Colegio de Abogados de Pamplona. 

 

© 2014 MICAP Gabinete de Comunicación online. Rediseñado sobre la plantilla Templateism

Back To Top