viernes, 17 de abril de 2015

"Todo lo que se vive en el deporte profesional es extrapolable al mundo del derecho"


Álvaro Jaúregui (Pamplona, 1968) se incorporó al mundo de la abogacía después de una carrera deportiva llena de éxitos como capitán del Portland San Antonio de balonmano. Según cuenta, la transición de las canchas al despacho no fue sencilla, pero mucho de lo vivido en el mundo del deporte profesional, “especialmente el haber  aprendido a encajar las derrotas y las victorias con deportividad”, le sirvió para, con la ayuda de compañeros y amigos,  salir adelante como letrado.


¿Cuántos años hace que dejó el deporte profesional?
Me retiré en 2001. Ese año ganamos la Supercopa de Europa, la Copa de Europa y la segunda Copa del Rey, en Ciudad Real y pensé que era un buen momento para dar el salto a la “vida civil”, como yo la llamo. Ya estaba cansado, sobre todo psicológicamente, de tantos años dedicado al deporte. Ya no tenía una especial ilusión por seguir jugando, así que vi que era el momento de retomar la “vida civil”.

En un momento como ese, puede considerarse una ventaja el tener una carrera esperando, ¿no? Da la impresión de que muchos deportistas terminan su carrera profesional y tienen que empezar a buscar a qué dedicarse.
Sí. En mi casa tenían muy claro que había que estudiar, así que en cuanto terminé el colegio, empecé Derecho. Y luego toda la historia del balonmano profesional fue viniendo poco a poco, lo que me permitió sacar la carrera sin mayor problema. La terminé, y ahí estaba para el día de mañana, para lo que pudiera servir.

Me imagino que ese no fue  el caso de todos sus compañeros de equipo.
Bueno, hay que tener en cuenta que el balonmano no es el fútbol. Si yo hubiera sido futbolista, después de 14 años jugando en primera división no hubiera tenido necesidad de trabajar, porque habría ganado el suficiente dinero para no tener que preocuparme por eso. Pero como el balonmano es un deporte completamente distinto, casi todo el mundo tiene en la cabeza que solo es una etapa de la vida, y una inmensa mayoría – al menos de lo que a mí me ha tocado ver- tiene sus estudios. Los van terminando con mayor o menor prontitud, pero  la mayoría tiene una profesión, la que sea.  También hay casos, evidentemente, de gente que no ha estudiado nada, pero yo creo que es una minoría. 


En aquella época la situación del balonmano era diferente.
Sí, ahora es completamente distinto. Es uno de los deportes a los que la crisis económica ha golpeado más duramente. El nivel del balonmano actual en España, salvo uno o dos equipos, es prácticamente amateur. En algunos clubes puede haber cinco o seis jugadores profesionales, pero poco más. El nivel está a años luz del de aquella época. Por aquel entonces ganábamos todas las competiciones europeas. Sin embargo ahora, como no hay dinero, la mayoría de los jugadores buenos ha tenido que emigrar al extranjero para jugar y el nivel ha bajado mucho.

Entonces sí era posible ser profesional del balonmano y vivir de ello, aunque no se ganara tanto como un futbolista
Sí, en aquella época la mayoría de los jugadores de la liga ASOBAL éramos profesionales. Había patrocinadores que apostaban por el balonmano, el balonmano estaba todo el día en la televisión, se vivió el boom de Iñaki Urdangarín… En aquella época era un deporte que gustaba y que se apoyaba mucho.

Como vivió su transición al mundo de la abogacía
Fue una transición bastante dura. Yo ya veía que estaban llegando los últimos años de mi carrera profesional y empecé a reciclarme, a estudiar másteres, a hacer cursos. Empiezas de cero en una profesión que realmente no conoces. Has hecho una carrera, pero incluso la forma de  estudiar había cambiado en la época en que yo empecé a ejercer. El sistema de enseñanza de aquella época era sólo teórico. Te ves un poco perdido, en tierra de nadie, pero poco a poco formándote y con la ayuda de compañeros y de amigos, vas saliendo adelante.

A la vez, veía que por ejemplo, todos mis amigos, a esa edad en la que yo tuve que empezar de cero,  estaban bien situados, con sus empleos, su estabilidad…. Yo tuve que vivir con una inquietud que ellos no tenían. Pero no cambiaría lo que viví por tener una estabilidad mayor.


¿Qué se llevó del mundo del deporte al mundo de Derecho?
Todo lo que se vive en el mundo del deporte profesional, es extrapolable a la “vida civil”. Al final, lo que aprendes del deporte es el esfuerzo, el sacrificio, el luchar siempre, el que unas veces se ganan los partidos y otras se pierden. Y cuando pierdes, lo que tienes que hacer es seguir preparándote para hacerlo mejor cuando tengas la siguiente oportunidad y poder ganar. Entonces, ese afán de superación y de esfuerzo diario, es muy útil para ejercer como abogado.  Sobre todo el saber asumir las victorias y encajar las derrotas con deportividad. La vida es muy larga, hay muchas oportunidades y hay que estar preparado para la siguiente.

Además, en la época de Portland,  nos tocaba salir al balcón del ayuntamiento y hablar en público. Esa vergüenza que pueden tener algunos principiantes a la hora de hablar en un juicio, yo no lo tenía, no tenía ese miedo escénico, ese pánico que al principio parece que se tiene.

Por último, dentro del mundo del deporte, aprendes a convivir con gentes de distintas culturas, distintas religiones, gente de todo tipo, lo que hace que luego, al ejercer la profesión, no te choque  tener relación con personas de otras nacionalidades, de otras culturas, algo que tal vez  a una persona que empieza sí le pueda pasar, porque nunca ha convivido con personas tan dispares.


¿Qué encontró diferente? ¿Qué le resultó más llamativo?
En el mundo del deporte, el esfuerzo es el mismo. Pero tienes enfrente a otro que, si  es más fuerte que tú, o simplemente o en ese momento lo hace mejor, te vence en buena lid. Sin embargo, en un juicio,  estás tú, está tu rival pero al final el que decide es un tercero, que es el juez.

¿Le parece que en el mundo del deporte dependía más de usted mismo?
Sí, dependes más de lo que tú haces. Tú y tus compañeros. Aquí, puedes llevar el juicio muy bien preparado, y enfrentarte con un compañero que cuenta con las mismas armas. Pero luego resulta que el que decide es un tercero que no sabes muy bien porque tesis se decidirá  y estás siempre con el alma en vilo porque no sabes qué va a considerar.

¿Barajó en algún momento otras opciones profesionales, como por ejemplo, representar a jugadores?
Hace tres años aproximadamente, trabajando  como director deportivo del que fue mi club, el San Antonio, que en esa época era el Amaya Sport San Antonio me tocó entablar negociaciones con muchos representantes de jugadores y vi que muchos de ellos no tenían una formación concreta sobre temas legales.

Muchas veces me lo han planteado, pero mercadear así con las personas me parece complicado. Hay representantes que son honrados, pero también hay muchos piratas. Muchas veces priman los intereses del representante sobre los del jugador. Eso no me gustó nada.Además, una vez que empecé a salír adelante como abogado, no me quise plantear dejarlo y empezar otra vez de cero como representante. Bastante me ha costado…







 

© 2014 MICAP Gabinete de Comunicación online. Rediseñado sobre la plantilla Templateism

Back To Top