viernes, 16 de enero de 2015

“Pamplona es fruto directo de la mejor historia de Roma”


El abogado Juan Torres Zalba (Pamplona, 1973) hace su primera incursión en el mundo de la literatura con la publicación de la novela “Pompelo, el sueño de Abisunhar”, editada por Eunate con la colaboración de la Fundación ARPA, en diciembre de 2014. El público navarro ha acogido la obra con interés, hasta el punto de que ha sido la segunda novela más leído en la Comunidad Foral en el mes de diciembre.

Casado y padre de dos hijas, Torres dirige el Departamento de Derecho Administrativo del despacho ARPA Abogados y Consultores. Lector apasionado de historia y novela histórica, hasta el punto de no recordar haber leído nunca otro tipo de novela, considera que su formación como abogado le ha resultado de gran ayuda a la hora de encarar la escritura.

¿Cómo surge la idea de escribir una novela?
Fue en un viaje a Extremadura, de vacaciones, con mi mujer. Iba viendo el puente de Alcántara, Mérida, los yacimientos romanos. Estaba tan maravillado que me surgió la idea de escribir una novela histórica.

¿Por qué una novela histórica?
La historia me apasiona, especialmente la de Roma. Y cuando algo te apasiona, acabas aprendiendo mucho sobre el tema. Hasta el punto de que me surgió la necesidad de compartirlo y contarlo de manera novelada. Para narrarlo de manera profesional ya están los historiadores, que lo hacen muy bien. La novela te permite manejarte de otra manera y crear ficción, crear una historia, unos personajes.

Por lo tanto, lector asiduo de este tipo de literatura. Dicen los entendidos que el primer paso para ser un buen escritor es ser un buen lector.
Lector apasionado de historia y novela histórica. No sé si he leído alguna vez una novela que no sea histórica. Tal vez una o dos.

¿Se ha inspirado en algún autor en particular? 
He tomado como referencia a otros autores concretos, y eso me ha ayudado mucho tanto a la hora de escribir la novela como a la hora de preparar la documentación. Vas viendo cómo trabajan, como estructuran la trama, qué cosas cuentan. Por citar algunos, me gustan mucho los trabajos de Santiago Posteguillo, autor de la trilogía sobre Escipión; y de Colleen McCullough, conocida en España por ser la autora de “El pájaro Espino”, que ha escrito cinco novelas ambientadas en la Roma clásica.


Escribir es un trabajo laborioso. ¿Cuántas horas le ha dedicado?
Horas incalculables. Son muchas noches, fines de semana, vacaciones. Han sido siete años, aunque no de manera ininterrumpida, porque he llegado a estar meses sin poder dedicarle tiempo a escribir. Tengo hijas, tengo amigos y un trabajo muy exigente. Cuando empecé tenía una hija de dos años, que ahora tiene diez. Entretanto, nació otra. Comencé a trabajar en ARPA a la vez que iniciaba la novela, y los abogados trabajamos mucho. Llegas a casa tarde, cenas, metes a las crías a la cama y, en lugar de sentarte a ver la tele tranquilo, te pones a escribir; y hay días que te da la una y media de la mañana. Y al día siguiente, a las siete, arriba.

¿De dónde ha sacado el tiempo?
Yo me pregunto lo mismo. ¿De dónde he sacado el tiempo? Porque son casi quinientas páginas de novela y escribir requiere muchas horas, crear la estructura, crear los personajes, la trama. Sólo revisar la documentación es el cincuenta por ciento o más.

Creo que la formación y el trabajo como abogado me han resultado muy útiles. Un abogado se pasa el día leyendo y escribiendo y si es administrativista, como es mi caso, casi todo lo hacemos por escrito. Y eso ayuda mucho, porque una demanda o un recurso también tienen que estar bien estructurados. Tenemos que convencer a un Juez o a un cliente con un informe, y en una novela tienes que convencer a un lector.

¿Qué cuenta la novela?
El libro relata la guerra Sertoriana. A finales del siglo I A.C. Roma vive varias guerras civiles entre dos facciones del senado. Esta es la segunda de estas guerras, que se desarrolló en Hispania. Por eso estaba Pompeyo aquí, para hacer la guerra.

¿Los hechos narrados son históricos, sucedieron realmente tal y como los cuenta en la novela? 
El libro cuenta la guerra tal y como fue, con personajes y acontecimientos históricos. Y lo hace desde la óptica de los navarros de la época, de los vascones, de los habitantes de diversos pueblos y ciudades que se incorporan a la guerra.

Los personajes romanos son históricos, los acontecimientos son reales. Los personajes vascones tienen nombres reales, las ciudades son reales, los dioses a los que adoran son reales, pero los personajes son ficticios, el desarrollo de su vida es la parte que está novelada.

¿Qué es lo que más le sorprendió de la época, al estudiar las fuentes históricas? 
Tal vez lo más sorprendente ha sido comprobar que Pamplona es fruto directo de la mejor historia de Roma. La guerra Sertoriana forma parte de la historia universal. Pompeyo es uno de los personajes más importantes de la historia de Roma, acabó muriendo perseguido por Julio César. La historia de Navarra es increíble.

Hay al menos dos tesis históricas que relatan por qué pudo fundarse Pamplona. Yo me baso una de ellas. Hay que tener en cuenta que las fuentes antiguas son bastante parcas, pero se admite de forma bastante unánime que la ciudad la fundó Pompeyo Magno.

También me ha sorprendido conocer los nombres de las personas de la época, por ejemplo el del protagonista, Abisunhar. Es el nombre de un navarro de hace 2.000 años. Tirsos, Beldalin, Nemanturista, Arsaos, Cara, Tarraca, Caiscanta, Sekia son nombres de ciudades.

¿Y de la forma de vida de aquella época?¿Cómo eran las personas que habitaban Navarra?
Ahora tenemos otras herramientas y tecnológicamente es otro mundo, pero los problemas que tenemos las personas, ahora y hace 2.000 años, son exactamente los mismos. El amor, las lealtades, las traiciones, las pasiones, las ambiciones, el sentirte mal o bien. Creo que es algo que he aprendido al escribir la novela. Como personas, aquella gente, en el fondo, no podía ser muy distinta de nosotros. Por lo demás, vivían en un mundo mucho menos bárbaro del que a veces se ha podido creer, muy vivo, heroico, con comercio, con ciudades muy activas y mentalidades gentilicias.
¿Y la cultura? No me diga que no era distinta.
Era una cultura y unas creencias muy naturalistas. Ahora tenemos una visión moral, ética del mundo. La lealtad la entendemos de forma muy distinta. Por ejemplo, en aquella época, el matrimonio era un puro contrato. Un hombre estaba con una mujer, y si no le daba hijos, rompía el contrato con toda tranquilidad, no había ningún problema moral.

¿No hacía falta ni llamar a un abogado?
En Roma había abogados, y se aplicaba un derecho a los ciudadanos romanos y otro –llamado derecho peregrino- para los que no eran romanos. Pero aquí no creo que se aplicara. Especialmente no, al menos, en la época y lugar del que hablamos. No es un tema en el que haya querido entrado en la novela, porque me parecía que le añadía una complejidad innecesaria.

¿Dónde se puede adquirir el libro?
En Pamplona se pude comprar en casi todas las librerías: Gómez, Elkar, Universitaria, Leclerc, Auzolan, Ínsula, Walden... La editorial además tiene distribución en toda España. Está en El Corte Inglés. Y también en Amazon. La primera edición está prácticamente a punto de agotarse.


 

© 2014 MICAP Gabinete de Comunicación online. Rediseñado sobre la plantilla Templateism

Back To Top