viernes, 26 de octubre de 2012

Jornada TIC II: Las redes sociales en mi despacho

De izda. a dcha: Jesús Jiménez, J.I. Cenoz, Alberto Picón y Neil Revilla
La segunda y última sesión de las VI Jornadas de Derecho en la Sociedad de la Información ha estado dedicada íntegramente a la adopción de las redes sociales en el despacho y la vida profesional.

En esta ocasión fue Alberto Picón quien ejerció de anfitrión para una muy interesante mesa a la que en principio se sentaron como ponentes Neil Revilla, de Converxa, José Ignacio Cenoz, de Crealíder, y Jesús Jiménez, periodista y bloguero.

Neil Revilla, ingeniero especialista en tecnologías de la información y consultor de Social Media, fue quien rompió el hielo con una sintética pero certera introducción a las redes sociales y, en concreto, a la necesidad de adoptar una estrategia para poder sacar partido de ellas.

En primer lugar, resaltó que si no se establecen unos objetivos, no va a haber estrategia. Hay que preguntarse a dónde queremos ir, a qué público deseamos llegar y tener muy claro cuál es nuestro punto de partida. Y, desde luego, ser conscientes del coste que ello tiene: si lo asumimos, es invertir nuestro tiempo; si lo contratamos, el coste económico.

La reflexión de Neil Revilla es que estamos en las redes sociales para:
  1. Generar demanda
  2. Desarrollar marca
  3. Dar atención al cliente
  4. Mejorar nuestros servicios
  5. Gestionar el talento
Y para generar demanda es indispensable saber cuánto queremos vender para plantear la estrategia: conseguir visibilidad, generar primero interés, después deseo y conseguir finalmente la deseada conversión de ventas. Las redes sociales son un medi propicio para que nos conozcan y nos ubiquen, en Internet disponemos de innumerables plataformas entre las que las más populares y útiles son los blogs, Linkedin, Twitter y Facebook. Tengamos claro que las comunidades online están ahí y no necesitamos crear nada, sino utilizarlas apropiadamente.

Pero hay que tener claro que no vale cualquier plataforma para conseguir visibilidad; conseguir una comunidad online requiere de una dedicación intensa y sólo la experiencia nos hará decantarnos por una u otra plataforma.

Por otro lado, sólo conseguiremos visibilidad si a través de nuestros perfiles sociales y páginas en Internet aportamos contenido útil a un público muy heterogéneo. Ahí es donde termina la labor del community manager (el gestor de las redes sociales y contenidos en Internet), en conseguir visibilidad. Pero con ser visibles no basta. Debemos crear interés.

La única forma de captar el interés del público (nuestros clientes en potencia) es aportando contenidos exclusivos que nos diferencien de la competencia. Podemos aportar publicaciones digitales, vídeos, información práctica y de ayuda. Este material, bien colocado en nuestro blog o web, son "llamadas a la acción". Y con un buen "gancho" podemos ir recopilando información sobre nuestros clientes en potencia.

Pero el interés solo no genera ventas: hay que generar deseo. Al cliente en potencia que ha mostrado interés, le vamos a remitir información de valor añadido. Ahí entra el contenido programado. Más eBooks, vídeos prácticos y eMail marketing que, seguramente, será leído.

Finalmente son los propios clientes en potencia quienes se pondrán en contacto con nosotros. Para lograr esa conversión, también tenemos que trabajar nuestros contenidos, por ejemplo, ofreciendo "productos de temporada".

Neil Revilla finaliza su ponencia convencido de que, si se cumplen esos cuatro pasos esenciales a través de las redes sociales, se conseguirán más ventas. Alberto Picón pregunta al ponente acerca de los plazos para realizar una estrategia en redes sociales; Revilla responde que eso depende de los objetivos que nos marquemos.

El segundo ponente, José Ignacio Cenoz, nos habla de la gestión de contenidos en Internet para sacar partido de las redes sociales. Y para ello, parte de una diapositiva en blanco, el punto de partida de todo el que empieza en el social media.

Estar en las redes sociales no significa hacer milagros, ni magia. El método de innovación y creatividad es, literalmente, MEC ("mueve el culo"). Hay que trabajar a fondo, todos los días. Las redes son un despiece de estrategias, hay que saber en qué consisten y cómo desarrollarlas.

Los profesionales de las redes sociales son los que están entre el mercado y el cliente y los que amortiguan los "golpes" que se producen entre ambos. El aliciente es que en estos medios "online" hay un ingrediente adicional de diversión, pero siempre "dando el callo".

Cenoz nos aporta una infografía acerca del uso del social media por parte de los profesionales de la abogacía en USA (siempre van por delante de nosotros, está claro), siendo las plataformas preferidas Linkedin, Twitter y los blogs.

Para el abogado es imprescindible estar en Linkedin, donde más allá del currículum, estará compartiendo toda su biografía profesional. La finalidad es "que nos compren". Cenoz aconseja que añadamos una fotografía, que nos conozcan, es una cuestión de confianza; contar lo que hacemos en el ámbito profesional, especialmente aquello que sabemos hacer mejor. Qué es lo que nos distingue, qué diferencia a nuestro despacho, cuáles son nuestras especialidades y aptitudes.

Una herramienta básica es nuestra lista de contactos para ir estableciendo nuestra red en Linkedin: clientes, proveedores, colegas, prescriptores. Pero ojo, no convirtamos a Linkedin en nuestro tarjetero. Con ello estaremos mucho más cerca de las personas a las que ya conocemos, y podremos estar atentos a lo que dicen, hacen, a los cambios que experimentan.

Buenas prácticas en Linkendin: hacer recomendaciones (si no recomendamos, tampoco nos recomendarán) para incidir positivamente en la reputación; dejarse guiar por el sentido común; participar en grupos, especialmente en los relacionados con nuestra actividad.

Y pasamos a Twitter, otra herramienta cada vez más popular por su carácter inmediato y expansivo. Cenoz lo denomina como "la máquina de café de nuestra empresa en la que nos juntamos algunos colegas y comentamos lo que está pasando". Siempre hay conversaciones de interés en Twitter y varía en función de la gente con la que uno se encuentra. Eso le da un carácter más informal, pese a que sigue siendo un ámbito formal.

En Twitter podemos realizar búsquedas por términos clave que pueden llevarnos a prescriptores, temas y conversaciones que nos pueden interesar. Es una fuente de información muy valiosa y, lo más importante, en un lenguaje inteligible, siendo profesional es más "de la calle".

Si utilizamos bien nuestra agenda (eventos, contactos, citas), usamos bien Google y la sindicación de contenido RSS como fuente de información (Google Reader, imprescindible), fuentes relacionadas con nuestra actividad (BOE, BORME, portales sobre leyes, abogacía, justicia, etc.) siempre tendremos información fresca para generar nuestros propios contenidos y movimiento en nuestros perfiles sociales.

En cuanto a la preocupación por la reputación en Internet, Cenoz dice que quien hace bien las cosas no tiene por qué preocuparse ni dentro ni fuera de Internet. Lo que debemos hacer es utilizar bien las plataformas, herramientas, aplicaciones y gadgets que tenemos en el mercado, con ellas sacaremos partido de nuestra presencia en las redes sociales.

Jesús Jiménez, periodista y autor del blog Castigado contra la pared, nos va a hablar del blog como herramienta de márketing para abogados, hablando desde su experiencia como autor y lector de bitácoras en Internet.

Jiménez resume las diez ideas clave que un blog debe cumplir para su mantenimiento:
  1. Aportar valor diferencial.
  2. Integrado en una estrategia con objetivos claramente definidos.
  3. Bien posicionado en buscadores.
  4. Estar bien escrito y presentado, y más que nunca cumplir la ley.
  5. Que sea multilenguaje, e integre texto, imágenes, vídeo...
  6. Bidireccional: debe generar conversación.
  7. Que sea medible; imprescindible usar Google Analytics y otras herramientas estadísticas.
  8. Costes en tiempo y recursos asumibles.
  9. Medio de mejora continua; el mundo no termina en nuestro blog.
  10. Debe incluir un plan de gestión de crisis cuando se ataque nuestra reputación o se nos cuele un "troll".
Revisando casos de éxito, y en ellos los aciertos y desaciertos de esos blogs, Jiménez nos habla de algunas características de las plataformas en las que crear un diario. Blogger y Wordpress, que son gratuitas, son las más populares.

Por un lado, cuidar mucho la redacción de contenidos, elegir bien el título, los elementos resaltados en el texto y las etiquetas que le adjudiquemos a cada artículo. Del cuidado que pongamos en ello dependerá el buen posicionamiento del blog en los buscadores de Internet.

Por otro lado, cuidar el diseño básico y la identidad corporativa como carta de presentación. Un blog claro, un tamaño de texto legible, la disposición de las secciones, de las imágenes de los vídeos; orden y organización. Que un blog tenga vida.

Si nuestro blog se hace popular, no estaría de más rentabilizarlo: banners publicitarios, enlaces a ventas de libros, etc. Y, sobre todo, cuando hay algo que nos supera o no sabemos hacer, acudir a un especialista.

Y tras estas tres interesantes ponencias, pasamos a la no menos interesante mesa redonda, a la que se sumaron el abogado Álvaro Abáigar (miembro de la comisión de nuevas tecnologías del MICAP) y otro especialista en comunicación online, Andrés Jimeno, de Converxa. Abáigar aportó, como hizo en la anterior jornada, la experiencia real de un abogado (y un despacho) en las redes sociales, siendo el punto fuerte su perfil en Linkedin.

En resumen, la estrategia y la medición son claves en la aplicación de estas herramientas en el ámbito profesional de la abogacía. Linkedin es una plataforma ideal para promocionarse, establecer y ampliar nuestra red de contactos profesionales. Es nuestra carta de presentación. En las redes sociales hay un público en potencia dispuesto a escucharnos, lo que hay que hacer es buscar ese público. Y nosotros, a la vez, somos público y escuchamos a otros. Hay que aprender a filtrar contenidos y seleccionar a nuestros prescriptores. Participar en grupos, tener una perspectiva de quién te sigue y aprovechar el retorno.

Por último, y como apuntó Alberto Picón, somos abogados y nos hemos apuntado a las redes sociales. Estamos en Linkedin, en Twitter, tenemos un blog. ¿Cuál es el segundo paso?

Las respuestas son unánimes: formarse, diferenciarse, integrar la gestión de las redes sociales en nuestra rutina diaria, en nuestra agenda.

¿En qué redes sociales tengo que estar para encauzar mi estrategia? Sin duda, ningún perfil es igual a otro; en aquellas donde obtengas mejores contactos, mejores resultados; como hemos dicho al principio, en función de nuestros objetivos.

Y con esto, y todavía muchas preguntas en el tintero después de cuatro horas de charla intensa, se cerró la segunda de las VI Jornadas de Derecho en la Sociedad de la Información. Esperamos que os haya resultado de interés.

Ver artículo sobre la primera jornada del 4 de octubre:
La organización de mi despacho

Información adicional
Ppt de Álvaro Abaigar en la jornada 
El blog como herramienta de márketing (Jesús Jiménez)

 

© 2014 MICAP Gabinete de Comunicación online. Rediseñado sobre la plantilla Templateism

Back To Top