jueves, 22 de diciembre de 2011

La Abogacía es necesaria para la libertad, si no hay abogados, no hay libertad


Artículo original publicado en abogados.es

(16/12/2011).- El presidente del Consejo General de la Abogacía, Carlos Carnicer, subrayó la importancia de "estar vigilantes en la defensa de los derechos fundamentales porque, inmersos en esta crisis económica, podemos estar asistiendo a un problema muchísimo mayor, la vulneración de los derechos humanos", durante su intervención en la Conferencia Anual de la Abogacía, que se celebró ayer en Madrid, y en la que también se entregaron los Premios Derechos Humanos CGAE, que entrega la Abogacía  a través de su Fundación.

Junto a Carlos Carnicer, también estuvieron presentes en el acto el presidente del CGPJ, Carlos Dívar, el presidente de la Audiencia Nacional, Angel Juanes, la vocal del CGPJ Margarita Uría, el abogado general del Estado, Joaquín de Fuentes Bardají, el presidente del TSJ de Madrid, Francisco Javier Vieira, el presidente del Colegio de Registradores de España, Alfonso Candau y el presidente del Consejo General de los Procuradores, Juan Carlos Estévez, entre otras personalidades de la Justicia, además de los premiados, Jesús María Alemany, Àngels Barceló y la presidenta de las ‘Madres de Srebrenica', Munira Subasic.

El presidente de la Abogacía apuntó que no sólo hay crisis económica, "tenemos crisis también de derechos humanos", porque "las razones que se dan para explicar y luchar contra la crisis económica son casi siempre para reducir derechos, nunca para ampliarlos". Por ello, lanzó un llamamiento a los presentes para que "desarrollemos mayor sensibilidad con las violaciones de derechos humanos hacia los ciudadanos más vulnerables a la crisis". En este sentido, Carnicer subrayó el papel fundamental que juegan los abogados en la defensa de los derechos fundamentales y las libertades de la ciudadanía. "La Abogacía es necesaria para la libertad, si no hay abogados, no hay libertad", añadió. "Cumplamos la obligación de comportarnos de forma fraternal los unos con los otros", finalizó. 

Por su parte, Carlos Dívar señaló que los abogados "son escultores de la libertad y de la paz", porque "trabajan diariamente por ellas", y reconoció que "año tras año me deslumbro más con estos rayos de sol que hay dentro de los premiados, ejemplo de bondad, sacrificio y heroísmo". 

PREMIOS DERECHOS HUMANOS

La Conferencia Anual fue el marco de entrega de la XIII edición de los Premios Derechos Humanos. Antes de la entrega, el decano del Colegio de Abogados de Alcalá de Henares, José Luis Doñoro, presentó las actividades de la Fundación CGAE acompañado de varios videos en los que Blanca Ramos, miembro del Colegio de Abogados de Pamplona; Victoria de Pablo, anterior decana del Colegio de Abogados de La Rioja; Manuel Sánchez Benítez de Soto, anterior decano del Colegio de Abogados de Salamanca, y Miguel Ángel Aragüés, del Colegio de Abogados de Zaragoza, explicaron diferentes proyectos de la Fundación en los que han participado en Guatemala, México, Panamá y Colombia, respectivamente, en defensa de los derechos humanos. 

Los Premios Derechos Humanos CGAE 2011 han recaído este año en el jesuita zaragozano Jesús María Alemany, "incansable en su búsqueda de la paz"; la Asociación Madres de Srebrenica, "por su lucha para buscar justicia para los miles de muertos de la masacre de esta pequeña localidad bosnia en 1995", y a Àngels Barceló, "por su impagable labor periodística buscando la noticia y la verdad allí donde se producen los hechos". Àngels Barceló consideró que este es "un Premio especial, tanto por la institución que lo otorga como porque se premia mi trabajo, no a mi". "Los periodistas somos incómodos, para los políticos, que no quieren contestar a nuestras preguntas, para muchos países, cuyos gobernantes no nos dejan entrar para que no contemos lo que nuestros ojos ven. Y lo más preocupante es que estamos empezando a ser incómodos también para nuestras empresas, porque con la crisis se está acabando con el buen periodismo, no hay dinero para ir a los sitios donde pasan las noticias", destacó. 

Jesús María Alemany, que lucha desde hace años por fomentar la educación, el respeto a los derechos humanos y la cultura de la paz desde el Centro Pignatelli y la Fundación Seminario de Investigación para la Paz de Zaragoza, señaló que "en nuestro camino de búsqueda para la paz, hemos aprendido que hay que desmilitarizarla. La paz no debe buscarse por miedo a la guerra, sino porque es lo verdaderamente humano, es un derecho humano síntesis". 

El último de los Premios entregados fue el de la categoría de Instituciones, que recayó en la Asociación Madres de Srebrenica. Su presidenta, Munira Subasic, comentó que el genocidio en Srebrenica "sucedió bajo bandera de la ONU y bajo la protección de las tropas de los Países Bajos, a los que hemos denunciado porque queremos saber por qué permitieron la masacre". Además señaló que "tenemos miedo a que (el general) Ratko Mladic se muera antes de ser juzgado, porque si ocurre se acabará la posibilidad de hacer Justicia, como sucedió con Milosevic, que aunque murió podrían haberlo juzgado para declararlo culpable". "Necesitamos que se haga Justicia para que la gente que aún cree que son héroes sepan la verdad", y para que al final se cumpla su objetivo: "vivir todos juntos como antes en Bosnia y dejar un futuro mejor a nuestros nietos". 

OTROS PREMIOS Y DISTINTICIONES

Durante la Conferencia Anual, también se entregaron varios galardones para reconocer avances y labores profesionales de diversa índole. Así, el anterior decano de Granada, José María Rosales de Angulo, recibió la Gran Cruz al Mérito en el Servicio de la Abogacía, de manos del presidente del CGAE, Carlos Carnicer. Y también se hizo entrega del Premio al ganador anual del III Concurso de Microrrelatos a Javier Sánchez Ribas, abogado de profesión, por su relato "Vocación", del que todos los presentes pudieron escuchar una locución amenizada con una divertida animación. 

Por otro lado, todos los asistentes a la Conferencia Anual pudieron disfrutar de la exposición "Gritos de Libertad", que estuvo expuesta en un salón contiguo a donde se celebró el acto de entrega de los Premios, y que recorrerá España a través de los Colegios de Abogados en 2012.

Ver entrevista a Blanca Ramos en esta web.

sábado, 17 de diciembre de 2011

Acto de Juramento de nuevos letrados


El Salón de Presidencia del Palacio de Justicia de Pamplona fue el pasado viernes, 16 de diciembre, escenario del Acto Solemne de Juramento de los últimos letrados incorporados a nuestro Colegio:

Jose Mª Abaurrea San Juan
María Alfaro Ibañez
Javier Araluce Arvizu
Maitane Arribas Noguer
Pablo Arza Otano
Pedro José Bernal Gonzalez
Pablo Colin Gonzalez
Jose Maria Erburu Calvo
Igor Esparza Gutierrez
Gonzalo de las Heras Zuñiga
Philippe Fortabat Labatut
Antonio Miguel Idoate Grijalba
Amaya Ilundain Goicoechea
Unai Jauregui Zudaire
Mª Aranzazu Jiménez Sainz
Marta Larumbe Ferreres
Pablo Marquez Saez de Jauregui
Paula Moreno Laborda
Natalia Muñoz Luquin
Leyre Platero Urra
Laura Pidal García
Erick Santos Huaman
Berta Sanz Corretgé
Virginia del Villar Llamas
Gustavo Zubieta Balbuena

Con este acto, que estuvo presidido por el Vicedecano Juan Tomás Rodríguez Arano, se dio comienzo a los festejos de nuestra patrona, la Inmaculada Concepción.

martes, 13 de diciembre de 2011

Celebración de la fiesta de la Inmaculada 2011


Durante los próximos días 16, 17 y 18 tendrán lugar los actos de celebración de la fiesta de nuestra patrona La Inmaculada.

El viernes, como es tradicional, se celebrará en el Palacio de Justicia el acto solemne de juramento de los letrados incorporados desde mayo. El sábado, se ofrecerá una comida de confraternización durante la cual se rendirá homenaje a los letrados que llevan 25 años de ejercicio.

Por último, el domingo se celebrará una misa solemne en la Iglesia Parroquial de San Nicolás en honor de nuestra patrona, la Inmaculada Concepción, donde se recordará a los compañeros fallecidos este año. Tras el acto, degustaremos juntos un aperitivo.

Para asistir a la comida hay que solicitarlo rellenando el formulario de inscripción.

Más información: Programa Inmaculada 2011

lunes, 12 de diciembre de 2011

Blanca Ramos, una abogada comprometida


Blanca Ramos es una letrada pamplonesa con una larga trayectoria profesional, miembro de la Junta de Gobierno del MICAP y con muchas responsabilidades en su cartera. Esta mujer amable, accesible y aparentemente tímida muestra una serenidad que seguramente esconde muchas preocupaciones y un carácter luchador en el ejercicio de su profesión. Muestra de ello es su faceta humanitaria, comprometida con la defensa de los derechos humanos; esto le ha llevado a formar parte por primera vez de un proyecto de la Fundación CGAE, que hace unos meses le ha llevado a Guatemala como Comisionada para una misión humanitaria. De esto charlamos con ella en un día, como otro cualquiera, de eventos, prisas y citas a las que hay que llegar a tiempo.

¿Qué le lleva a Blanca Ramos a comprometerse como si le sobrara el tiempo?

Sobrarme el tiempo, la verdad es que no me sobra. En el despacho y en el Colegio hay mucho trabajo para hacer, problemas de distinta índole que hay que ir resolviendo, pero a esta propuesta no podía negarme. No tiene ningún mérito; como a todos, me interesan los temas humanitarios y en este caso, a Guatemala me lleva un compromiso del Colegio de Abogados de Pamplona y de la Fundación del CGAE. Nuestro Colegio destina una parte de su presupuesto a colaborar con instituciones cuyo objetivo es la defensa de los derechos humanos, el acceso a la justicia, ayuda a colectivos relacionados con el mundo jurídico.

¿Cómo te involucras en el proyecto?

Alfredo Irujo me propuso participar en este proyecto de apoyo de la Fundación del Consejo a la labor de los abogados defensores de derechos humanos en Guatemala, tras una conversación con José Mª Prat, Patrono de esa Fundación; me pareció que tenía ante mí una oportunidad de aportar algo, aunque fuera insignificante, en defensa de los derechos humanos y no lo dudé mucho. Lo ví como una obligación personal. Ha sido, además, una experiencia profesional muy enriquecedora y muy conmovedora en el plano personal. Alfredo sabe que le agradezco muchísimo que pensara que podía estar a la altura de ese compromiso.

Llegas a Guatemala, y qué te encuentras…

Un país muy interesante, gente muy agradable, con una enorme diversidad, culturas diferentes, pero con mucha violencia. El día que llegamos, hubo un tiroteo, mataron a una mujer y dejaron varios heridos junto al lugar donde nos alojábamos. Guatemala es inseguro, con un índice de violencia y de impunidad altísimo. El número de muertes violentas no ha dejado de crecer desde los acuerdos de Paz y manejan cifras de un país en conflicto. Luego está la realidad de los pueblos indígenas, de los restos del paramilitarismo que existió durante el conflicto armado y que aún no ha sido desmantelado; el trabajo muy valorado de la Comisión Internacional contra la impunidad en Guatemala, dependiente de Naciones Unidas… Es una realidad un poco deprimente.

Blanca nos cuenta que Guatemala tiene unos 12 millones de habitantes; en 2009 720 mujeres fueron asesinadas, la condición femenina va asociada a maltrato, violación y discriminación. Más de 5.000 las mujeres han muerto de esa forma en la última década.

Entrando en materia; son muchas las trabas y limitaciones con que se encuentran los profesionales guatemaltecos.

Las dificultades de los abogados o defensores de derechos humanos guatemaltecos son enormes y no por carencias formativas, sino por los problemas que encuentran en su ejercicio diario, no sólo por las amenazas y la hostilidad entre las que trabajan, sino también por el obstruccionismo que muchas veces encuentran, la falta de coordinación de la administración ante las denuncias, de mecanismos de acceso a la justicia…

Parece que todo está en contra de defendido y defensor: las amenazas, represiones, agresiones y la corrupción del sistema.

La situación de las víctimas y defensores de derechos humanos en Guatemala es muy precaria. Sufren amenazas y coacciones y se mueven en un entorno muy hostil. No hay coordinación en las denuncias, las investigaciones se paralizan inexplicablemente, no se ejecutan las órdenes de aprehensión porque la propia Policía dice que no se atreve a hacerlo; los jueces tienen miedo, la administración no reacciona y la creación de nuevas instituciones públicas especializadas en la protección de derechos humanos, al parecer, no ha mejorado mucho la situación. El panorama no es alentador, pero, por eso mismo, se hace necesario trabajar en el fortalecimiento de la defensa y asistencia legales y que la opinión pública se sensibilice con el tema.


Y ahí entráis vosotros…

Lo que tratamos de hacer con este proyecto es ayudar a esos defensores mediante la asesoría jurídica, la verificación y el análisis del procedimiento penal concreto, al que la Fiscalía, a nosotros, nos ha permitido acceder por completo. Contribuimos, también, con la elaboración de un informe que presentará, entre el resto de pruebas, la Fiscalía de Derechos Humanos, en el que se abordan los hechos, las circunstancias en que se produjeron y un examen del derecho comparado y de jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

¿En qué consiste acompañar y defender al defensor?

En el caso concreto del proyecto en el que me he involucrado, se trata de apoyar al abogado Edgar Pérez y a la Fiscalía de Derechos Humanos de Guatemala en su labor de defensa de las víctimas, en el orden interno y, en su caso, internacional, elaborando primeramente ese Informe, que recoge las conclusiones que hemos obtenido en nuestra visita y estudio posterior. Para eso, nos reunimos con el abogado, con las víctimas y testigos protegidos, con el Fiscal de Derechos Humanos, el responsable de política criminal, Fiscal de exhumaciones, Procuraduría de derechos humanos, psicólogos, antropólogos, etc. Y se trata también de que la opinión pública conozca la situación de estos defensores de derechos humanos en Guatemala, que se garantice su seguridad y la de las víctimas y que el proceso se lleve adelante con independencia y respeto al derecho.

La falta de recursos económicos se traduce en falta de justicia. ¿Puede la ayuda internacional contribuir a mejorar la situación?

Eso es indudable. En este caso concreto, una de las víctimas solicitó asesoramiento legal y mostró interés en adherirse al proceso penal como querellante adhesivo y la Unidad de Defensores de Derechos Humanos de Guatemala (UDEFEGUA) gestionó los recursos para contratar al abogado. Nosotros fuimos invitados por este Organismo. Sin la ayuda de UDEFEGUA, no hubiese sido posible el seguimiento del proceso como se está haciendo. Por desgracia, en la mayoría de los casos, no ocurre así, por falta de medios. La ayuda internacional puede contribuir a la mejora de la situación, por supuesto, no sólo con la cooperación económica, sino también por el peso que tiene allá la difusión de esta información.

Leyendo la documentación sobre el Caso Pocohil, que será uno de tantos y no de los más graves, se nos ponen los pelos de punta…

El caso Pocohil es uno de muchos, aunque quizá lo distinga el hecho de que el Fiscal va a presentar cargos por tortura, detención ilegal, abuso de autoridad, coacciones, desórdenes públicos, resistencia con agravación específica, discriminación, instigación al delito, etc, que no es lo habitual. Afortunadamente, no estamos ante un caso en que se hubiera llegado al asesinato, algo que ocurre con relativa frecuencia. El asunto se enmarca dentro del clima de violencia, miedo y venganza del que hablaba antes.

Pocohil es una aldea, al lado de Chichicastenango en el Departamento de El Quiché, uno de los que sufrieron con mayor dureza el conflicto armado. Las víctimas son personas indígenas, de cultura maya, gentes con gran dificultad para entender y expresarse en castellano y que, en un momento determinado, solicitaron la exhumación de los cadáveres de sus familiares desaparecidos, que fue autorizada sin problemas. Cuando se llevaba a cabo, se produjo una reacción violenta contra esas personas, incluídos defensores de derechos humanos, antropólogos, el representante de la Procuraduría de Derechos Humanos, Policías, etc, llegando a sufrir castigos físicos (chicotazos o latigazos) y psicológicos (medidas ilegales de presión, como cortar el agua o prohibir que los hijos fueran a la escuela), sin que las autoridades locales lo impidieran.

La letrada nos cuenta que este caso se distingue de otros por la falta de adopción de medidas cautelares frente a los encausados, a los que, cuando nos fuimos, todavía no se había conseguido aprehender y la relación entre los hechos y la actuación de las autoridades locales y ex miembros de las Patrullas de Autodefensa Civil (PAC). Pese a las dificultades, no tiran la toalla.

Es difícil, pero no podemos pensar que es imposible. Hay que intentar que todos los procesos judiciales se lleven a cabo en un marco de respeto al derecho y con independencia, dejando realizar a los abogados su trabajo. En Guatemala, en España y en todos los países del mundo. Lo que ocurre en Guatemala es especialmente llamativo por la tolerancia que existe hacia determinadas actuaciones, porque se percibe también mucha resignación entre la gente, pero tambien hay muchas personas muy valientes trabajando y esa es la única forma de conseguir los objetivos.

Guatemala no es el único país donde se vulneran los derechos humanos. ¿En qué otros países interviene la Fundación?

La Fundación ha centrado su proyecto de asistencia y apoyo a la defensa legal de víctimas de violaciones de derechos humanos en su inicio en México y Guatemala. En México se actuó en apoyo a la defensa de las víctimas y familiares del Campo algodonero (feminicidios de Ciudad Juárez), que finalizó con la Sentencia, dictada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, de condena al Estado mexicano a identificar, procesar y sancionar a los responsables materiales e intelectuales de la desaparición, maltrato y privación de vida de tres personas. Asimismo, se actuó en apoyo a la defensa legal de Valentina Rosendo, en un caso de tortura, ante la misma Corte, en Mayo de 2010. Tambien se ha implicado en la promoción del derecho a la Justicia Gratuita en Serbia.

Y algo importante. ¿Con qué recursos se cuenta?

Como figura en sus estatutos, la Fundación se nutre de una dotación inicial y de las aportaciones y donaciones que se realizan por personas naturales o jurídicas, nacionales o extranjeras, que se sientan identificadas con sus fines. Y tratan, tambien, de que los proyectos vayan autofinanciándose.

¿Cuál es el papel de las instituciones españolas?

Creo que Guatemala es un país prioritario en la cooperación española y existen planes concretos para combatir la pobreza, la desigualdad y la inseguridad, así como contribuir al afianzamiento del Estado de Derecho y la consecución efectiva de los acuerdos de paz, en cuya firma tuvo un papel relevante España. Hay muchas ONG trabajando en el respeto a los derechos humanos, mujer, pueblos indígenas. Tambien hay cooperación de Comunidades Autónomas y entidades locales y multilateral, a través de organizaciones del sistema de Naciones Unidas, cuya presencia, me pareció, era muy valorada.

Algo fundamental: el voluntario.

No sé definir el perfil de un defensor voluntario. Podría decirte que las personas que he conocido que se han embarcado en este tipo de causas tienen en común que nada humano les resulta ajeno, su capacidad para comprender realidades diferentes y adaptarse, además de tener conocimientos jurídicos en la materia, que son necesarios para poder ayudar en ese aspecto.

En España hay muchísimos abogados implicados en causas humanitarias y sociales de este tipo. En este proyecto concreto, referido al caso Pocohil, nos embarcamos tres compañeros, Mª José Molina, del Colegio de Granada, Mikel Córdoba, que trabaja en la Fundación y yo. El año pasado, en México, hubo una participación similar. En Pamplona tres compañeras y compañeros del Colegio de Abogados, que conozco bastante que, hace ya algún tiempo, también en Guatemala y con una situación muy complicada en el país, se implicaron en proyectos de asesoramiento en asuntos de derechos humanos y conservación del derecho indígena. Hay compañeros expertos en la materia que prácticamente se dedican a estos temas en exclusiva…

Uno de los objetivos de las acciones de fortalecimiento de la Unidad de Defensores de Derechos Humanos de Guatemala es contribuir a la sensibilización en Guatemala y España ¿Existe apoyo profesional y social, se difunden y se conocen bien estos proyectos?

Desde mi punto de vista, la Fundación, con el apoyo del Consejo, está intentando difundir estos proyectos, haciéndolos llegar, primero a los Abogados, a través de su página web y las publicaciones específicas y luego al resto de la sociedad. La Organización en Guatemala tambien incluye programas de difusión y sensibilización a los profesionales y a los ciudadanos.

La misión en la que participamos se organiza en el marco de un proyecto llamado Fortalecimiento Unidad Defensores Derechos Humanos Guatemala, que ejecuta la Asociación de Investigación y Especialización sobre temas iberoamericanos (AIETI – España) y cuenta como socios con la Unidad de Defensoras y Defensores de Derechos Humanos (UDEFEGUA) y la Fundación del CGAE. Hay muchos profesionales trabajando en esa materia, en Guatemala y en España. La Fundación CGAE, inicialmente en México y ahora en Guatemala, pretende fijar las bases para formalizar el apoyo de la Abogacía Española a la labor de los abogados defensores de derechos humanos de otros paises que encuentran limitaciones graves para el ejercicio de esa defensa. Se trata de que esos Estados respeten el derecho a la defensa y lo protejan, que garanticen, aplicando estándares internacionales, el respeto a los derechos humanos. Así, se establece una comunicación con asociaciones de abogados, organizaciones de defensores de derechos humanos y otras instituciones colaboradoras para identificar y examinar casos concretos de vulneración de derechos humanos y en los que existe una dificultad añadida para el ejercicio de la defensa. Una vez seleccionado el caso, se interviene, de forma gratuita para los interesados, con el asesoramiento, el acompañamiento a nivel local y, si se considera oportuno, ante los Organos Internacionales de protección de los derechos humanos.

Blanca se sienta en la mesa en la que hoy reciben a los medios de comunicación, como presidenta de la Comisión del Turno de Oficio del MICAP. Antes de abandonar nuestra conversación y despedirnos, cuenta las últimas actividades de comunicación de la Fundación.

En la web de la Fundación CGAE (www.fundacioncgae.org) se explica detalladamente el Proyecto, en la Revista Abogados, que se hace llegar a todos los compañeros de todos los Colegios de España, igualmente, se ha publicado un artículo explicativo de la misión y, una vez redactado el Informe que se va a presentar, se difundirá. El año pasado compareció en la sede del CGAE Carlos Castresana, Fiscal y ex comisionado de la Comisión Internacional contra la impunidad en Guatemala de Naciones Unidas para dar una conferencia sobre esa experiencia de trabajo en Guatemala y, por su parte, la ONG UDEFEGUA tambien posee su propia publicación, en la que se pone al día de las acciones que van realizándose.

(Fotografías: Blanca Ramos)

lunes, 5 de diciembre de 2011

La nueva junta de gobierno del MICAP toma posesión


La nueva junta de gobierno del MICAP celebró su toma de posesión en un acto que tuvo lugar el pasado viernes 2 de diciembre en Pamplona. El evento contó con la presencia de D. Carlos Carnicer, presidente del CGAE, así como numerosos colegiados, familiares y amigos.

La junta dio la bienvenida a sus dos nuevos integrantes, Don Matías Miguel Laurenz, Diputado 8º, y Doña Macarena Eseverri Aznar, Bibliotecaria.

Tras la toma de posesión, el Decano D. Alfredo Irujo agradeció a todos su presencia y pasó a los agradecimientos personales, como a Jorge Batalla, diputado saliente que ha dedicado diez años a su labor en la junta de gobierno; agradeció la labor de los miembros de la junta, para lo que tienen que aportar su tiempo libre con la única remuneración de la satisfacción por el trabajo bien hecho. En nombre de la junta, Alfredo Irujo ratificó el compromiso de la misma con el bien de la abogacía y de la Justicia y en particular con la Justicia Gratuita.

"Lo refleja perfectamente la Ley de Asistencia Jurídica Gratuita de 10 de enero de 1996 cuando encomienda al Consejo General de la Abogacía Española y a los colegios de abogados la regularización y organización de los servicios de justicia gratuita, atendiendo a criterios de funcionalidad y de eficiencia en la aplicación de los fondos públicos puestos a sus disposición, y encomienda a los profesionales inscritos en esos turnos el desarrollo de su actividad con libertad e independencia de criterio, con sujeción a las normas deontológicas y a las normas que disciplinan el funcionamiento de los servicios colegiales de justicia gratuita, percibiendo una remuneración se que califica de digna y suficiente".

Con este párrafo, Alfredo Irujo subraya el compromiso del Colegio de Abogados de Pamplona con la preservación de la independencia, en las que se desea ver también comprometidas a las administraciones públicas "con competencias en materia de Justicia, preservando el libre ejercicio de los derechos y libertades de los ciudadanos, también de los más desfavorecidos, a través de los mecanismos que establece la citada Ley de Asistencia Jurídica Gratuita, como único medio de preservación del principio de igualdad de las partes en el proceso."

Y desde esa libertad e independencia, el Decano desea ofrecer la más leal de las colaboraciones a la Administración, la Magistratura y la Fiscalía, apoyando la modernización de la administración de justicia; colaboración con la Universidad en la labor de formación de nuevos abogados; colaboración en la época de crisis, con una asistencia gratuita de calidad; igualmente, ofrece colaboración al resto de los colegios de abogados de Navarra y al Consejo General de la Abogacía Española, participando en las distintas subcomisiones, y poniéndose a disposición de su presidente, Don Carlos Carnicer.

Alfredo Irujo tuvo unas palabras para sus antecesores en el cargo, José Lecumberri, Ángel Ruiz de Erenchun y Javier Caballero y, cómo no, para su familia. Tras el discurso, fue Don Carlos Carnicer, presidente del CGAE, quien antes de cerrar el acto, tuvo unas palabras para agradecer al Colegio de Abogados de Pamplona su inestimable ayuda en cuantas ocasiones ha colaborado; para Carnicer, el colegio de Pamplona es garantía de calidad y atención, palabras que, desde el MICAP, queremos agradecer.


Noticia en Diario de Navarra


Lotería Navidad

Centro de mediación

e-Colegio

OFIMEH

Oficina de mediación hipotecaria

Teléfono 948 420 329 mediacionhipotecaria@pamplona.es

En las redes

Con la tecnología de Blogger.

 

© 2014 MICAP Gabinete de Comunicación online. Rediseñado sobre la plantilla Templateism

Back To Top