sábado, 13 de noviembre de 2010

Segunda jornada del curso de especialización contra la Violencia de Género

El viernes doce tuvo lugar la segunda y última jornada del curso de especialización contra la Violencia de Género, que tuvo entre sus ponentes a D. Enrique Echeburúa, catedrático de Psicología Clínica de la Universidad del País Vasco.

"La motivación es fundamental para el tratamiento del maltratador"

La ponencia del Sr. Echeburúa planteaba un análisis en torno a la violencia doméstica no sólo del hombre hacia la mujer, sino también en cualquiera de las direcciones en que se produzca (hijo a padres, padres a hijos, marido a mujer, etc.). Además de aportar un análisis completísimo de violencia de género, hizo auténtico hincapié en la importancia de la detección precoz de los síntomas, incluso antes de ese "primer bofetón".

Cuando el hombre le agrede a la mujer, llega un momento en que cualquier mínimo motivo de descontento le sirve para maltratarla, humillarla o pegarla. Echeburúa repasó los motivos, los síntomas, las causas y las consecuencias de este comportamiento, así como en los resultados de los tratamientos, los porcentajes de rechazo, de fracaso y de éxito. Pero, fundamentalmente, resaltó los siguientes puntos:

- La importancia de la prevención, hay que enseñar a las mujeres que la violencia se puede predecir detectando ciertos síntomas de inestabilidad; hay que educar a las mujeres contra el autoengaño, siguiendo la máxima de "Las personas somos lo que hacemos".

- Al maltratador se le está estigmatizando. Una cosa es el rechazo al maltrato como conducta degradante, y otra cosa es dar una salida, una rehabilitación al maltratador, una ayuda para superar esa conducta negativa; algo que se puede y se debe hacer. En ese sentido se lanzaba una tibia crítica a las campañas de los medios de comunicación.

- La necesidad de un tratamiento integral (víctima y agresor, y en ocasiones también los hijos), que no es posible siempre por falta de medios.

Para el maltratador que accede a un programa de reinserción, es fundamental motivarle; establecer con él una relación de empatía y que asuma su responsabilidad para acceder al cambio.

En la ronda de preguntas del público, se habló del problema de los hijos, de si las Instituciones están haciendo suficiente esfuerzo. Y se reincidió en el problema de la educación; la violencia de género estará siempre ahí a pesar de todos los esfuerzos que se realicen, de ahí la importancia de educar, de lo positivo que sería incluir una formación específica dentro de la escuela, por ejemplo en las asignaturas de "educación para la ciudadanía". Sólo desde dentro de las familias puede prevenirse la violencia de género.


------

Para finalizar la jornada y el curso, se abordó la violencia hacia la mujer desde el punto de vista del cine. En una agradable charla a cargo de María Castejón, Licenciada en Humanidades y Técnica de Igualdad del IPES, se repasaron varias secuencias de distintas películas. Así, ilustró cómo el cine ha mostrado a la mujer como mero objeto sexual, que cuando se rebela es tratada como "histérica"; por suerte el cine ha empezado a cambiar esa imagen, a través de películas que desnudan psicológicamente a la mujer, o que la hacen fuerte y la motivan hasta el punto de convertirse en vengadora. En la foto, Lola Herrera en "Función de noche", de Josefina Molina.


 

© 2014 MICAP Gabinete de Comunicación online. Rediseñado sobre la plantilla Templateism

Back To Top