sábado, 15 de diciembre de 2018

Blanca Ramos recuerda a los nuevos colegiados que “tenéis la oportunidad de seguir mejorando la profesión”


El Muy Ilustre Colegio de Abogados de Pamplona acogió ayer, viernes 14 de diciembre,  la solemne ceremonia de juramento o promesa de la función de abogado en la por parte de quienes se han colegiado desde el mes de mayo, con la que se abrió el programa de actos con el que el MICAP conmemora la fiesta de su patrona, la Inmaculada Concepción, y que suponen el cierre de la celebración del bicentenario del Colegio.
Las y los nuevos abogados, con sus padrinos y la Junta de Gobierno del MICAP.
Las abogadas y abogados incorporados  al colegio, acompañados por sus respectivos padrinos, fueron prestando juramento o promesa  ante la Junta de Gobierno del Colegio, presidida por la decana Blanca Ramos, quien les dio la bienvenida y les entregó el diploma acreditativo. Francisco José Arrieta Llorente, Gonzaga Beloso Baselga, Myriam Bueno Calvo, Álvaro Erviti Ilundáin, Mónica González Cascallana, Rebeca González Orayen, Irati Gurruchaga Uribe-Echeverria, Joaquín María Indurain Berrade, Yuliya Kalyuzhyna, Miren Lizarraga Lozano, Julia Isabel Senosiáin Maya, Lidia Solla Sanz, Estefanía Urrutia Ayesa, Marta Ustés Avizanda, Álvaro Antonio Valgañón Domínguez e Uxue Zudaire Epalza recibieron la toga y diversos libros y obsequios.


Cerró el acto la decana, Blanca Ramos, con una intervención en la que recordó a los nuevos colegiados que “no se concibe el Estado de Derecho sin los abogados, somos una parte esencial de la Administración de Justicia, somos un instrumento de civilización. Cuando los conflictos se producen en una sociedad primitiva impera la ley del más fuerte, cuando se producen en una sociedad evolucionada el remedio viene de la mano del Derecho”.

Aprender también de los errores
Añadió que “nosotros, que somos quienes más cerca estamos de la ciudadanos, debemos aconsejarles y tratar de convertir el impulso de la imposición en el de la discusión razonable, no solo porque lo merecen nuestros clientes sino porque lo reclama la sociedad”. La decana indicó que es ahora, en el inicio de la carrera profesional “cuando debéis plantearos qué abogados queréis ser, y quiero proponeros un esfuerzo de comprensión, dedicación a los asuntos, preparación, empatía, humildad, sensibilidad y respeto, no solo a quien nos paga por el trabajo sino también hacia los compañeros y los jueces, que no son menos pero tampoco más que nosotros”.
Blanca Ramos se dirige a los asistentes al acto, entre Beatriz de Pablo y Fernando Azagra. Al fondo Matías Miguel. 
Blanca Ramos indicó a los nuevos colegiados que han elegido una profesión “de largo recorrido” en la que, como en cualquier otra faceta de la vida, “es imposible salir airoso de todos nuestros proyectos, pero de los errores también se aprende. No tengáis prisa, no penséis que el éxito se reduce a números o a una recompensa económica: el éxito de verdad es el trabajo bien hecho”, y les animó a pedir consejo a sus ya compañeros más experimentados, “que pueden serviros de ejemplo y motivación”.

Recomendó, asimismo, asumir solo el trabajo que se pueda abarcar, y advirtió de que “no seremos mejores abogados solo con uno o muchos cursos, con la disrupción digital, llamando a nuestro despacho boutique legal o con marketing, sino con carácter, con integridad, vocación y la experiencia que iréis adquiriendo”.

Destacó Blanca Ramos que el Colegio de Abogados de Pamplona es la institución civil más antigua de Navarra, y que su solera y prestigio no se asienta “sobre tierras movedizas sino sobre cimientos firmes. Ahora formáis parte de su historia y tenéis la oportunidad de seguir mejorando la profesión porque sois el presente y el futuro del Colegio y de la Abogacía”. Por último, les animó a participar tanto en la vida colegial como “en los servicios que prestamos a la sociedad, también en el turno de oficio, que es el máximo exponente de nuestra labor social”, servicio del que dijo “no puede ser vuestra tabla de salvación sino la de vuestros clientes, personas seguramente más vulnerables a las que hay que tratar bien, igual que a los clientes que nos pagan por nuestro trabajo”.

domingo, 9 de diciembre de 2018

La fiesta colegial cierra los actos del Bicentenario


El Muy Ilustre Colegio de Abogados de Pamplona celebrará, los próximos días 14, 15 y 16 de diciembre, la festividad de su patrona, la Inmaculada Concepción, con la que se cierran los actos conmemorativos del Bicentenario de la fundación del MICAP que han venido sucediéndose a lo largo de 2018. El programa de actos incluye la bienvenida a las y los profesionales recientemente colegiados, la comida de hermandad con el homenaje a quienes cumplen 25 años en el ejercicio de la abogacía y la misa en recuerdo de los fallecidos.
Parte de los asistentes a la misa del año pasado.

El programa se abre el viernes, día 14, con la solemne ceremonia de juramento o promesa de la función de abogado en la sede del MICAP por parte de quienes se han colegiado desde el mes de mayo. Son Francisco José Arrieta Llorente, Gonzaga Beloso Baselga, Myriam Bueno Calvo, Álvaro Erviti Ilundáin, Mónica González Cascallana, Rebeca González Orayen, Irati Gurruchaga Uribe-Echeverria, Joaquín María Indurain Berrade, Yuliya Kalyuzhyna, Miren Lizarraga Lozano, Julia Isabel Senosiáin Maya, Lidia Solla Sanz, Estefanía Urrutia Ayesa, Marta Ustés Avizanda, Álvaro Antonio Valgañón Domínguez e Uxue Zudaire Epalza.

Al día siguiente tendrá lugar la comida de confraternización, a las 14,30 horas y en el Hotel Tres Reyes de Pamplona, durante la que serán reconocidos los y las letradas que este año cumplen sus bodas de plata en el ejercicio de la profesión: José Aguilar García, Mª Belén Iribarren Gasca, Jesús Aguinaga Tellería, Carlos Iribarren Goñi, Jose Miguel Aldave Goldaracena, Luis Irisarri Nagore, Mª Pilar Antón González, Fernando Isasi Ortiz de Barón, Fernando Barainca Lagos, Rafael Izco Cabezón, José Ignacio Calvo Pérez, Juan Bautista Larrayoz Pérez, Beatriz Casajús Labairu, Luis Miguel Latasa Asso, Jesús Javier Cía Barrio, Javier Marco García Mina, Mª Pilar Díaz Álvarez Maldonado, Mª Inmaculada Mendive Urtasun, Juan Pablo Díaz Martínez, Matías Miguel Laurenz, Juan Ramón Doral Brun, Elvira Molina Larrondo, Mónica Echaide Sarobe, Mª Inés Narcué Sáenz, José Félix Erice Azanza, José Manuel Nolasco Gómez, Mª Rosario Fraguas Pérez, José Daniel Plano Izaguirre, Mª Asunción Galar Mutuberria, Fernando Portillo Ozcoidi, Iban Garaikoetxea Mina, Eduardo Ruiz de Erenchun Arteche, Javier García Martínez, Olga Sáenz Jiménez, Alicia Goicoechea Arrarás, José Miguel Sagredo Mendiluce, Francisco Javier Goldáraz Valencia, Maria Cecilia Salinas Larumbe, Ignacio González Portero, Luis Ursúa Ibero, Gervasio González Suescun, Silvia Rosa Velázquez Manrique y Virginia Guerra Ros.

El domingo, 16 de diciembre, a las 13.00 horas tendrá lugar la misa solemne en la Iglesia Parroquial de San Nicolás en sufragio de los compañeros fallecidos durante el año, que han sido Luis Antonio Iribarren Udobro, Teresa Zabalegui Reclusa, Javier Fernández Delgado, Luis de Potestad Menéndez, Miguel Angel Arbeloa Iriarte y Eduardo San Julián Arenzana.

El aperitivo que se servirá a continuación en el café de Baluarte pondrá fin a los actos de la festividad del Colegio de 2018.

domingo, 18 de noviembre de 2018

La difícil y cada vez más presente prueba electrónica

Con la expectación que habitualmente despierta la cita, incrementada en este caso por la relevancia de los ponentes, tuvo lugar en la sede del MICAP la XII edición de la jornada anual de la Sociedad de la Información, que organiza la Comisión de la Tecnología del Colegio de Abogados de Pamplona, bajo el lema ‘Prueba electrónica, lo que debes saber a día de hoy’. Intervinieron la abogada Paloma Llaneza González, CEO de Razona Legaltech y experta en seguridad informática; Francisco Rosales, notario en Los Palacios y Villafranca (Sevilla), especializado en redes sociales e internet, así como en el uso de nuevas tecnologías, y el juez Eloy Velasco, magistrado titular del Juzgado Central nº 6 de la Audiencia Nacional.
El magistrado de la Audiencia Nacional Eloy Velasco.
La abogada Paloma Llaneza González comentó la complejidad que supone de la prueba tecnológica, “que es muy volátil y tiene unos requisitos técnicos específicos para que tenga valor probatorio en un procedimiento”. La dijo que cuando la información está en un dispositivo, sea un PC o un gran sistema informático, es una evidencia que debe cumplir tres requisitos antes de ser extraída para ser aportada al procedimiento judicial: que sea completa e íntegra, y también es necesario el requisito de autenticación.

Para que sea completa, explicó Paloma Llaneza, no solo se tiene que aportar lo visible de esa información “sino también los metadatos y el resto de información invisible que hace que esa prueba sea completa”. Añadió que no puede haber sido modificada en absoluto, ni la parte visible ni la invisible de la información, es decir, tiene que ser íntegra, y con respecto al requisito de autenticación indicó que “se trata de atribuir esa prueba o ese elemento probatorio a una persona en concreto, en definitiva, identificar al autor o autores porque siempre tenemos que saber quién hizo qué a afectos de un proceso penal”.

A partir de que se extrae la información de un sistema informático, con lo que pasa de ser una evidencia a prueba, se plantea un cuarto requisito, “que se haya obtenido sin vulnerar derechos fundamentales, por ejemplo que no se haya entrado en un sistema informático sin permiso, o que no se haya intervenido una comunicación informática”.

Paloma Llaneza reconoció que “es cierto que la delincuencia, en este caso la informática, cada vez se sofistica más, ahora los delincuentes utilizan cifrado para sus comunicaciones, o en reposo, para la información que está en sus terminales, de tal manera que imposibilitan, o confunden, hacen muy complicada la investigación penal. Las mejoras tecnológicas son usadas por los delincuentes, pero cualquiera de nosotros utiliza una tecnología muy avanzada, por ejemplo en el teléfono móvil, que complica mucho la labor de extracción de la información o el análisis forense de esos dispositivos porque son muy complejos”.
Paloma Llaneza durante su intervención.
La visión del notario
Francisco Rosales partió del hecho de que la prueba es solo una de las partes de un proceso, y que los juristas tienen que entender de pruebas “pero sobre todo de derecho”. “Una de esas pruebas es la tecnológica, pero debemos centrarnos en lo principal, no en lo accesorio, en el Derecho y en el proceso”. Como Paloma Llaneza, incidió en la dificultad que conlleva el manejo y la utilización de las pruebas tecnológicas “pero detrás de ellas lo que hay es, sobre todo, muchísimo humo, lo que hay que conocer bien es la normativa en materia de pruebas y para ello lo que tenemos que recordar es la tradicional diferencia, que por otra parte existe legalmente, entre el documento público y el privado, no olvidemos que el privado tiene el mismo valor probatorio que el público salvo que se impugne, lo que no ocurre con el público”.

Rosales añadió que hay una serie de servicios tecnológicos de confianza regulados en el reglamento EIDAS 910/2014, básicamente de firma electrónica, sello electrónico, sello electrónico de tiempo, notificación electrónica y autenticación web que pueden ser simples o cualificados “y que desde, desde luego, es esencial que un jurista distinga cada servicio, cada valor y quien lo presta porque es fácil confundir los conceptos”.

También coincidió con la abogada Llaneza al insistir en que “información no es sino comunicación, la comunicación en la base de una relación jurídica, y la seguridad de la información requiere que sea confidencial, disponible, trazable, íntegra y auténtica. ¿Qué aportamos los notarios? Autenticidad, el resto se pueden obtener de manera tecnológica y otros aún son retos a conseguir”.
Francisco Rosales aportó el punto de vista de los notarios.
El juez Eloy Velasco
Cerró la jornada el juez Eloy Velasco, quien comenzó su intervención ofreciendo unos datos que demuestran la omnipresencia de los sistemas tecnológicos e informáticos y el uso que hacemos de ellos cada día en nuestras comunicaciones. En cuanto a las pruebas electrónicas, centro su intervención en analizar su legalidad, y en ese sentido recordó como la Ley orgánica del Poder Judicial señala que “en todo tipo de procedimiento se respetarán las reglas de la buena fe. No surtirán efecto las pruebas obtenidas, directa o indirectamente, violentando los derechos o libertades fundamentales”.

Recordó los derechos fundamentales que pueden verse violentados en una investigación policial: los del honor, imagen, intimidad, inviolabilidad domiciliaria, telecomunicaciones que tengan carácter secreto, así como el de la defensa frente a las maquinaciones y otros conexos, y precisó que sólo podrá acordarse la intervención judicial de las comunicaciones emitidas desde terminales o medios de comunicación telemática pertenecientes a una tercera persona siempre que exista constancia de que el sujeto investigado se sirve de aquella para transmitir o recibir información, o el titular colabore con la persona investigada en sus fines ilícitos o se beneficie de su actividad, tal y como se regula en el artículo 588 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que establece que también podrá autorizarse dicha intervención cuando el dispositivo objeto de investigación sea utilizado maliciosamente por terceros por vía telemática, sin conocimiento de su titular.

Velasco, que es autor del libro ‘Delitos tecnológicos: definición, investigación y prueba en el proceso penal’ analizó la problemática que generan la obtención de pruebas mediante interceptaciones telefónicas y telemáticas, captación de imagen y sonido, micrófonos y cámaras ocultas, los registros remotos de ordenador y las nuevas técnicas de investigación a través de las nuevas tecnologías. Asimismo, advirtió sobre los límites del uso de pruebas obtenidas inesperadamente cuando se investigan otros delitos, y citó el dilema que se le presentó a un técnico informático cuando al reparar el ordenador de un particular halló archivos pedófilos. Lo denunció, a pesar de que en realidad el propietario del ordenador no le había autorizado a ver aquéllo.

Titulares del día

Accede aquí al resumen diario de prensa de Abogacía Española

Inicia Abogacía

Inicia Abogacía
El espacio más joven de la Abogacía Española

Próximos eventos

15, 16 y 17 de diciembre.
Actos celebración Inmaculada Concepción.

Viernes 15 de diciembre a las 12.00 horas.
Acto solemne de juramento o promesa de los abogados y abogadas incorporadas desde el mes de mayo pasado.

Sábado 16 de diciembre, a las 14.30 horas.
Comida de confraternización en el Restaurante el Colegio, Avda. baja Navarra nº 47 de Pamplona.
El plazo de inscripción on line ha finalizado. Si estás interesado en asistir y no te has apuntado puedes ponerte en contacto con Secretaria.

Domingo 17 de diciembre a las 13:00 horas.
Misa Solemne en la Iglesia de San Nicolás.

Centro de mediación

e-Colegio

TRIBUNAL DE ARBITRAJE

Con la tecnología de Blogger.

 

© 2014 MICAP Gabinete de Comunicación online. Rediseñado sobre la plantilla Templateism

Back To Top